Medicina para Rejuvenecer

A medida que avanza la tecnología, avanzan las medicinas, y una de las luchas más extrañas que ha enfrentado el mundo de la medicina, es el envejecimiento. Sin embargo, la medicina para rejuvenecer no debe aplicarse como una lucha, deben ser una serie de programas que permitan vivir la vejez con la salud mental y física necesaria, y en las mejores condiciones. Actualmente, se cree que  las células madre pueden ayudar al rejuvenecimiento de los tejidos, así como a la reparación molecular, lo que ayudaría a los seres humanos a vivir muchos años más y disponer de buena salud.

En una reciente entrevista, una japonesa de 115 años de edad, indicó que su secreto para llegar hasta ahí fue lograr una vida sin enfermedades y mantener una dieta saludable, constante. La juventud no es eterna, y la lucha contra el envejecimiento cada vez se vuelve más sencilla. La medicina para rejuvenecer se encarga de prevenir e invertir efectos.

Uno de los puntos principales de la medicina para rejuvenecer consiste en auto conocerse, además desempeña un papel importante el prevenir enfermedades, estar al día con exámenes y distintos análisis. El enfoque debe mantenerse fijo en la salud, y no en la enfermedad.  Cada persona es distinta, por eso debe prepararse a sí misma para un trato personalizado, tomando en cuenta todos los hábitos presentes, e inclusos los pasados.

Conociendo los resultados de los chequeos personales, y considerando todos los factores, se debe establecer un programa. Personalizar una dieta saludable, y una rutina de ejercicio física, de acuerdo a las necesidades de cada quien. Donde se obtenga y se reponga justo lo necesario.

Se ha llegado a considerar, entonces, que la medicina del rejuvenecimiento no es más que un estilo de vida. En este proceso se deben tomar en cuentas factores claves: Una nutrición adecuada, acompañado de ejercicio físico a la altura de la persona. Es siempre recomendable asesorarse con profesionales en cuanto a la nutrición más adecuada y ejercicio estandarizado para cada persona. Recrearse lo necesario y liberar el estrés, y sobre todo, vivir en un entorno feliz, óptimo y saludable, que permita desarrollar el potencial de vida de cada quien.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *