Efecto Placebo como Medicina Publicitaria

Una sustancia placebo ofrece un efecto positivo, aunque realmente no la tenga. Se trata de un efecto psicológico donde el paciente se convence tanto a sí mismo de la funcionabilidad de la sustancia, que funciona. Ha sido de gran importancia para la ciencia, y ha podido demostrar y presentar transformaciones para el cuerpo. La explicación para este fenómeno es la estimulación de una zona específica del cerebro que da como resultado la mejoría del cuadro sintomático de un paciente, es decir, el propio paciente puede auto influenciar la sensación de curarse, aunque no funciona con la misma eficacia en todos los pacientes ni en todas las enfermedades.

Se estima que el placebo es tan funcional, que llega a servir incluso cuando el paciente sabe que se está aplicando una sustancia placebo. Es decir, que lo importante es el estado positivo, y someter al organismo a una especie de ritual o disciplina  de consciencia optimista. Algunos estudios han demostrado que el efecto placebo puede ocurrir en el ejercicio físico, sin embargo, en la actualidad están utilizando con fines un poco más extraños.

Se demostró que éste antihistamínico generaba mejor efecto en aquellas personas que se exponían a publicidades de la sustancia, durante un programa de TV, mientras que el efecto era menor en quienes no veían el programa. Aunque se pueda utilizar este hecho para otros beneficios, se han concentrado más en el poder de la “autocuración”.

Luego de superar las comparaciones realizadas de ventajas y desventajas, un grupo de investigadores de la Universidad  de Chicago se concentraron en demostrar como la capacidad aumenta la capacidad curativa del fármaco. Tras numerosos ejemplos y un mayor conocimiento del sistema límbico-hipotalámico, y como el cerebro, como conector entre el cuerpo y la mente. Y que el cerebro puede responder como modulador de distintos sistemas en forma de respuestas a creencias o sugestión mental, en este caso, el optimismo del efecto placebo.

Son muchas las razones por las que se puede decir que la sociedad y el mundo farmacéutico no están preparados para incluir el efecto placebo como  “salud pública”. Sin embargo, el conocimiento de este mecanismo es importante y puede traer beneficios a la salud en un futuro, y siempre tener presente la “autocuración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *